lunes, julio 16, 2007

De vuelta en Sidney

Esta mañana he llegado a Sidney, el super-viaje por tres continentes ha terminado. Los últimos días los pasamos con la familia de Mineko, sin nada especial que contar, simplemente disfrutando. El sábado fuimos a un masajista a que nos arreglara los huesos y músculos, y salimos doloridos pero descansados del ejercicio. Por la noche cenamos con otros miembros de la familia, una cena fabulosa, o más bien dos cenas, ya que no se pusieron de acuerdo si cenar yaki-niku (carne a la plancha) o Gengis Khan (carne a la plancha adobada con salsa especial), y al final cenamos las dos cosas. En los dos casos, la plancha se pone encima de la mesa, y los comensales ponen su carne y verdura a cocinar. Vamos, como una barbacoa pero sin tener que ponerse de pie.

El domingo, último día, pasó preparando las maletas y viajando. Mineko se queda una semana más, con lo que yo fui solo, sin tener muy claro si llegaría hoy, pues un tifón estaba amenazando Tokio, donde tenía que cambiar de avión. Pero la suerte me acompañó, y el tifón se desvió lo justo para que no cancelaran mis vuelos (pero cancelaron otros).

Con lo que aquí estoy, en Sidney, donde el invierno sigue su curso (qué frío!). La terraza parecía un campo de batalla, parece ser que el pósum se ha paseado a sus anchas, y me parece que un ratón se ha hecho un atracón de abono de plantas y veneno para los caracoles... seguro que no vuelve de la indigestión.

2 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Todos estamos de vuelta... Bueno, tú más pronto que yo. Yo llegué a primera hora de hoy (osea a las 00h50) de Marrakech, donde el último día fue algo triste... Ahora me toca poner mi blog al día y contar las aventuras y desventuras de Los Angeles de Charlie en Marrakech. (Es que este año fuimos tres). Hay que ver como puede cambiar una ciudad en un año, eso sí, no para mal.
Claro, que tu viaje fue un poco más espectacular, jejeje... Pero yo probé comida senegalesa, es más, estuve en Senegal sin salir de Marruecos, pero eso, mi querido Diego, ya lo contaré donde corresponde.
Veo que tu viaje ha sido toda una experiencia y no sólo cambiando de continente, también has pasado del invierno al verano sin pasar ni por el otoño ni por la primavera... Y hace frío en Sidney, uff aquí te aseguro que no, pero eso sí, no hace tanto calor como en Marruecos..

Bueno, a ver si visito tu página de fotos, y espero ver más imágenes de Japón... Digo yo que Mineko debe estar apuntito de volver..

Besitosssssss

Diego dijo...

Hola Esther, bienvenida de nuevo! Acabo de pasar por tu blog pero no he visto nada nuevo, seguiré esperando...

Aquí sí que hace frío. Hace unos días el agua que tenemos reservada para dar de beber a los pájaros amaneció helada, y llevo toda la semana con un resfriado que cogí el primer día y parece ser que me ha tomado cariño.