jueves, septiembre 20, 2007

Tercer día en Melbourne

Parece ser que este viaje es el viaje de las especias. Esta vez hemos ido a comer a un restaurante indio, donde nos han servido unos curris estupendos. Bueno, por lo menos no es comida tailandesa, ya es un cambio. Mi curri ha sido más picante de lo que esperaba, supongo que será más bien como les gusta a los hindúes... pero la calidad, estupenda. Mi estómago empieza a acostumbrarse a tanta especia, ya no se queja con la nueva comida, y es más, durante la cena, que por fín no era picante, me ha parecido más bien insípida... ¿qué haré cuando vuelva a Sidney...? Lo sabré dentro de un par de días cuando esté de vuelta.

Mientras tanto, a ver qué sorpresa le espera a mi estómago mañana.

2 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Jejeje, osea que ahora cuando comes sin picante, la comida ya no te sabe normal, jejejeje.. Si es queeeeeeeeee, a todo se acostumbra el cuerpo ¿y tu parte trasera como anda?

Besitossssss

Diego dijo...

Lo del efecto del picante fue solamente un susto, menos mal...