martes, enero 23, 2007

Travesía helada

La carrera de natación marina que hice desde Bondi hasta Bronte fue todo un acontecimiento para mí, y me quedé con ganas de más. Pero no es necesario esperar un año para repetir el acontecimiento, esta carrera no es la única de este tipo. Esta actividad tan especial tiene sus adeptos y su organización, llamada oceanswims, con su página de web. Prácticamente cada fin de semana hay una carrera en una playa, y la semana pasada participé en otra. Esta vez el recorrido era desde la playa de Warriewood hasta la de Mona Vale, dos playas desconocidas para los que no sean de Sidney, pero con su encanto, como con tantas playas de Sidney.

Esta vez el recorrido era más corto, 1.6 kilómetros en el mapa, pero en realidad, como he descubierto hoy, era de más de 2 kilómetros. No había nadado prácticamente desde la carrera de Bondi a Bronte, pero aún así me decidí. El día anterior, sábado, fui a la playa donde empezaría la carrera, a "reconocer el terreno". El mar estaba bastante picado, con olas furiosas que apenas me dejaban nadar, y el agua estaba helada. "No sé, me suena que el agua estaba más caliente en la carrera de Bondi, no puede ser", pensé. "Me parece que me he hecho más perezoso". Con lo que, para combatir la pereza, decidí intentarlo.

El domingo amaneció caluroso. Llegué a la playa a las 9 de la mañana, y la temperatura ya rondaba los 30 grados. El mar estaba más en calma que el sábado, con lo que las olas no presentarán problemas. Fui a probar el agua, ¡helada! Qué impresión, casi se me congelan los pies. Y no era yo el único que pensaba así, los demás nadadores se quedaban helados al tocar el agua. Entré en el agua varias veces para aclimatarme. Por lo menos llevaba mi camiseta de protección, que si bien no calienta, por lo menos aprieta un poquillo y parece que ayuda...

Empieza la carrera, y al agua que voy entre la muchedumbre. Esta vez estoy decidido a hacer mejor tiempo, y el agua, tan fría, me hace nadar más deprisa. Pero si pensaba que el agua estaba fría en la orilla, eso no era nada comparado con la zona profunda. Allí los brazos y piernas pierden el sentido, y se hace difícil controlar el ritmo.

Pasa la primera bolla, quedan cuatro más. Las olas, si bien no tan grandes como en Bondi, eran lo bastante como dificultar la vista del recorrido, y las boyas se hacían difíciles de ver. No veo la siguiente boya, pero hay gente nadando alrededor con lo que los sigo. Intento pegarme a la estela de un nadador, pero es más rápido. Lo intento con otros, pero son más rápidos también. Sigo nadando, en el agua, fría, con las olas que siguen dificultando el recorrido.

Al final diviso una boya al frente. ¡Por fín! Pero también veo otra boya, un poco más atrás, a mi derecha. Estoy confundido, se supone que debemos pasar a la derecha de las boyas, con lo que esa boya que he dejado, sin verla, la he pasado por el otro lado. O eso me parece, no lo tengo claro, no puedo pensar, el frío me lo impide. No sé si volver atrás, pero esa boya que he pasado sin verla está más bien lejos ya, y hay gente a mi alrededor nadando. O bien he pasado la boya correctamente, o todos los otros han tenido el mismo problema. Con lo que al final me decido por seguir.

Paso la tercera boya, y la cuarta. Llego a la quinta boya, creo, que ya he perdido la cuenta y aún no tengo claro si la boya extraña que he pasado por el lado equivocado era una de las de la carrera. Le pregunto la dirección al de salvamento que está al lado de la boya, y me dice que vaya a la playa. sigo confundido, no sé si dice que vaya a la playa porque estoy descalificado, y no veo ningún nadador alrededor. Estoy solo. En la playa se ve multidud de gente, debe de ser la meta, con lo que nado hacia la playa. Pronto llego a la zona donde rompen las olas, intento tomar una pero estoy tan cansado que la ola pasa por encima como si yo fuera una piedra. Al final llego a la arena, y aún me quedan fuerzas para correr... ¡a la meta!

Mi tiempo final es de 53 minutos, no está mal teniendo en cuenta que esta vez no he entrenado apenas. Tiritando de frío busco mi ropa, que me cuesta de encontrar, y me arropo. Hace más de 30 grados y allí que estoy, tiritando de frío.

Hoy he visto el reporte "oficial" en la página de web. La temperatura del agua era de ¡16 grados! y en la última boya bajaba a los 15. Con razón tenía frío.

No me explico cómo puede el agua estar tan fría, ahora que estamos a mitad del verano. Pero bueno, como dice la página de web, por lo menos no había medusas, que no aparecen en aguas frías. Por cierto, creo que aparezco en una de las fotos del reporte "oficial", ¡a ver si me encontráis! (mi camiseta es azul marino).

3 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Hola Diego:
Pero al final ¿te descalificaron o no?
He visto las fotos y sales ahí en casi primer plano, jejeje, con tu camiseta azul y tu gorro verde pistacho, todo feliz entrando en el agua.
En fin, que ánimo, por cierto si que estaba fría el agua si. Animo y ya sabes, a la próxima irá mejor seguro.
Besosssss

Diego dijo...

Hola Esther,

Me acabo de enterar que los tiburones prefieren aguas frías, con lo que retiro lo dicho en la entrada, mejor nadar en aguas calientes a pesar de las medusas... ¡qué miedo!

Esther Hhhh dijo...

Ains Diego Diego, pues claro que los tibus prefieren las aguas frías... Por eso tienen esa piel grasa que les caracteriza. Y por eso en el mediterraneo sólo existen algunas especies menores, como las tintoreras.
Bueno, pues ya sabes, tú elige, pero yo preferiría las medusas, que sabes que tu camisa las para. El tiburón creo que pensaría "uys mira rollito de primavera" jejejejeje...
Besitosssssss