domingo, noviembre 26, 2006

Entrenamientos en la playa

La carrera de natación es este domingo. Durante todos los fines de semana de este mes de noviembre he estado entrenando para la carrera, ahora ya está aquí, a ver si el entrenamiento ha servido para algo.

Y la verdad es que he disfrutado de lo lindo. Me he dado cuenta que nadar largas distancias no es tan difícil y no cansa tanto como pensé. Bueno, corrijo esto. No cansa tanto mientras nadas, y en todas las ocasiones, siempre llegaba a mi objetivo (un kilómetro la primera semana, kilómetro y medio la segunda, y dos kilómetros la semana pasada), y podría hacer más si quisiera. Pero el cansancio llegaba un par de horas después, ¡y con venganza! Pero que me quiten lo bailao, como dicen.

Los sábados entrenaba en la piscina de Dee Why para practicar resistencia. Nunca me han gustado las piscinas, no soporto el cloro, pero esta piscina es especial. La piscina es al aire libre, tallada en las rocas mismas y llena con agua del mar. Bueno, lo cierto es que esta piscina no es tan especial, hay una piscina así casi en cualquier playa de Sidney, y muchas de ellas, ésta incluída, tienen dimensiones olímpicas. Así da gusto practicar natación.

La semana pasada no pude nadar en la piscina, pues el día era tan bueno que la piscina estaba atiborrada de gente, y más que natación haría carrera de obstáculos. Con lo que hice la práctica en el mar mismo... qué diferencia. En vez de ver una línea negra en el suelo mientras nadaba, daba la impresión de estar en el equipo de Cousteau. Y yo sin saberlo, pero las rocas de Dee Why están llenas de vida, algas, peces y erizos. Fue todo disfrutar del espectáculo marino, hasta que se me ocurrió pensar que, si hay peces pequeños y grandes, también puede haber peces que se comen a esos peces, y tiburones que se comen a todos, y entonces mi disfrute pasó a miedo. Yo estaba allí, nadando, solo, en aguas con profundidad de varios metros, ¿y tal vez hay alguien o algo mirándome? En más de una ocasión me paré en seco, creyendo ver un movimiento sospechoso cerca de mí, solamente para descubrir que era el agua que mis movimientos mismos hacían salpicar. Por si acaso me acerqué a las rocas, pero el miedo acabó conmigo y decidí volver a la playa. En total hize como un kilómetro y medio. A la vuelta la piscina estaba casi vacía con lo que pude acabar mis dos kilómetros en aguas más tranquilas.

Pero, pasado el miedo, lo que me queda es el gusto de haber visto tantos peces y rocas. Dicen que el paisaje submarino durante el trayecto de la carrera es una maravilla. Pero también dicen que en la zona hay rayas (sí, como la que acabó con la vida de Steve Irwin, el cazador de cocodrilos) y no hace mucho que vieron un tiburón. Sí medio muerto, me dijeron, pero un tiburón al fin y al cabo. Me consuela pensar que en el día de la carrera la zona estará vigilada, y habrá tanta gente nadando que ya sería mala suerte que el bicho se decidiera por mí.

Ah, pero ¿y las medusas? Por si acaso me he comprado una camisa, que algo hará.

Bueno, la carrera es dentro de dos días. ¿Cómo será? ¿Disfrutaré del paisaje? ¿Me cansaré tanto que no podré ver nada? ¿Me entrará pánico de ver un pez gigante nadando sospechosamente cerca de mí?

Bueno, pronto lo sabré.

2 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Hola Diego:
¿Y qué fue del cursillo que empezaste?
Que envidia me has dado con eso de las piscinas "naturales" (las comillas es porque son naturales pero artificiales porque las talló un alguien) Jo, ya podrían hacer de esas por aquí.
El paisaje debía ser un flipe en tu expedición en mar abierto, pero la idea del tibu comiendote... Ejem, como que ha roto el encanto. Pero tu tranqui, estás correoso, seguro que si un tibu se acercara, desistiría, jejeje... (ez bromitaaa)
Y por fin es la carrera. Vaya. Aquí acaba de decidirse a llegar el frio. Yo con mi estufita puesta, y tú apuntito de hacer una carrera en mar abierto y casi en verano.
¿Sabes? Creo que va a ser definitivo. Aquí ya no me queda nada importante, familia aparte. Creo que el día menos pensado me tienes de vecina en Melbourne. ¿Sabes donde puedo mirar curros? Si sabes alguna web, dímelo.
En fin, espero que las rayas se tomen el día festivo, junto con las medusas y los tibus, y ese día no se pasen por la playa de la carrera. Espero que si no ganas, al menos quedes en muy buena posición. Espero que tu camisa te proteja. Y espero sobretodo que haga un buen día, sin oleaje y sin frío posible.
Y por cierto, hablando de la camisa ¿en qué consiste? porque no creo que sea una camisa a cuadros abotonada... Anda explícate.
Un besito guapetón y mucha suerteeeee

Diego dijo...

Vale, vale, en vez de camisa supongo que se llamará camiseta. He puesto una foto en la entrada siguiente. No parece que me siente bien, ¿eh? Pero ande yo caliente...

En lo que respecta a trabajar aquí, no sé, yo no necesito buscar ... mira en los periódicos. O prueba este enlace: http://www.careerone.com.au/